Nido de Víboras (‘Beasts Clawing at Straws’) de Kim Yong-hoon

Nido de Víboras (‘Beasts Clawing at Straws’) de Kim Yong-hoon

Uno de mis “lugares seguros del cine” suele ser el cine coreano, y cuando se trata de un thriller, se convierte en mi hogar. Y es que en lo que llevamos de siglo los surcoreanos se han hecho los amos de este género. En lo poco que llevamos de década (y sí, yo soy de los que cuento a partir del 2020) nos hemos encontrado con algunos muy interesantes: ‘Night in Paradise’ de Park Hoon-jung, ‘Time to Hunt’ de Yoon Sung-hyun, ‘The Call’ de Lee Chung-hyun, o ‘Midnight’ de Kwon Oh-seung, por decir unos pocos. Y sí que todavía es pronto para elegir el mejor, pero no tengo dudas que ‘Nido de Víboras’ (‘Beasts Crawling at Straws’, 2020) de Kim Yong-hoon, acabará incluido entre los mejores thrillers de la década.

‘Nido de víboras’, una historia de avaricia y desesperación

«Los destinos de un mediocre grupo de desgraciados comienzan a converger a medida que se desmoronan. Joong-man lucha por llegar a fin de mes trabajando en una sauna mientras cuida de su madre enferma, pero un día se encuentra una bolsa llena de dinero en los vestuarios. Tae-young intenta arreglar que su novia se haya dado a la fuga con el dinero que él había pedido a un prestamista. Poco después, un cadáver aparece misteriosamente. Mi-ran, acorralada entre las agresiones de su marido y su trabajo sin futuro como chica de alterne, encuentra a un joven amante, Jin-tae, quien se ofrece a matar a su pareja. Así arranca este juego despiadado que solo puede ganar el más fuerte.»

Bae Sung-woo en una escena de Nido de Víboras.
La trama se moverá alrededor de esta bolsa de dinero. Todos los personajes querrán hacerse con él, pero no lo tendrán fácil.

Cuando me enteré que ‘Nido de Víboras’ (‘Beasts Clawing at Straws’) se trataba de una opera prima con se magnífico reparto, ya empezó a picarme la curiosidad. Y sumado a que era un thriller coreano, tenía más que claro que me iba a encontrar con una gran película, y que al mismo tiempo me sorprendería. No me equivoqué.

El director Kim Yong-hoon, en su debut cinematográfico, nos trae un thriller impactante, lleno de tensión, frenético y que nos atrapa desde su inicio

Nido de Víboras’ es como un enorme puzzle, donde la bolsa del dinero es la pieza principal, y con la que comenzará todo. A medida que avanzan las diferentes tramas de cada uno de los personajes, las piezas se irán uniendo y entrelazándose a su alrededor, hasta que este inmenso puzzle quede completado. Quizá algunas partes las veremos venir, pero las sorpresas y los giros no acabarán hasta que salgan los créditos finales

'Beast Clawing at Straws'. Rain in streets.
La atmósfera y tono de noir le sienta de maravilla a esta trama de suspense, frenética, pero con el ritmo adecuado.

Me ha gustado la narrativa que tiene. Ya no sólo la división en capítulos, sino ese montaje en paralelo y también alternado, saltando entre diferentes lugares y personajes, o entre diferentes momentos de la trama. Pero ni te llegas a perder, ni tampoco hay el engaño fácil. Todas las respuestas se irán desvelando en su momento, nos sorprenderán, y veremos que estaba todo muy bien atado. Brutal. 

Tiene un ritmo perfecto, donde se alternan momentos frenéticos, y otros más pausados, y donde no van a faltar el suspense y la tensión. Hay bastantes influencias del cine de propio Hitchcock y de Tarantino, más allá que esté dividida en capítulos.

El diseño de producción y la fotografía también son impresionantes. En esta ciudad portuaria, donde parezca que casi siempre de noche, nos encontraremos desde lugares bonitos llenos de luces neón, donde la gente va a pasarlo bien, hasta hogares y zonas humildes, y algunos sitios sucios y desoladores. Y la historia nos llevará a las zonas más oscuras y turbias de esos lugares. Lo que no se suele ver, o no quiere verse. 

El puerto de Nido de Víboras.
La fotografía, la puesta en escena, y las localizaciones de ‘Nido de Víboras’ son espléndidas.

Como la mayoría del cine coreano, ‘Nido de Víboras’ se mueve entre bastante géneros. Es un thriller con un estupendo aire noir, con bastante violencia, donde no faltará el drama, y algunas dosis de humor negro, con unos diálogos cargados de ironía de unos personajes bastante cínicos. 

Bestias y víboras aferrándose a clavos ardiendo

El guión, la fotografía, puesta en escena, la narrativa y el ritmo, son para aplaudir en ‘Nido de Víboras’. Y sí que he dicho que esa bolsa de dinero es la parte central de la trama, pero son los personajes lo que hace que todo avance como la seda, y lo que nos enganchará.

Personajes de Nido de Víboras.
‘Nido de Víboras’ es una película coral con unos personajes y actuaciones sublimes.

Todos los personajes son una maravilla, están bien creados, y con un arco y evolución brutal. Un hombre con problemas familiares y económicos, otro que no dudará en estafar a amigos o familiares una mujer maltratada por su marido y que trabaja horas y horas en un club aguantando a todo tipo de hombres para pagar su deuda, una femme fatale en toda regla, un chaval enamorado dispuesto a asesinar, o un prestamista sin escrúpulos. 

Todas estas personas diferentes entre sí, tienen en común la búsqueda de un dinero fácil. Gente ordinaria que, por la situación que se encuentran, no dudarán en engañar, traicionar, asesinar, estafar, o lo que sea necesario. Todos sacarán sus garras para sobrevivir o enriquecerse. De ahí el título original de ‘Beasts Clawing at Straws’, que significa algo así como “Bestias aferrándose a un clavo ardiendo”. Y es justamente lo que harán para sobrevivir estos personajes, aferrarse a algo que quizá no pueden conseguir, y que por lo que pagarán un alto precio.

Bae Sung-woo in 'Beasts Clawing at Straws'
Joong-man (Bae Sung-woo) se enfrentará a algo más que a un encargado enfadado. ¿Se dará cuenta a tiempo de dónde se está metiendo?

El actor Bae Sung-woo (‘The Phone’) interpreta a un empleado de unos baños públicos, que se encuentra por casualidad la bolsa del dinero. Es alguien que traga con todo lo que le echen, como un trabajo que le aburre y mal pagado, las broncas de su jefe, y problemas familiares. Ahora verá una oportunidad de salir del hoyo. Gran papel de Sun-woo de un hombre bastante corriente que no sabe bien lo que le espera.

Jeong Woo-seong (‘El bueno, el malo, y el raro’, ‘Steel Rain’, ‘A moment to Remember’), parece un empleado corriente de aduanas, pero ahogado por las deudas de su mujer a un prestamista muy peligroso. Un hombre que está desesperado, casi sin escrúpulos, que no duda en estafar a antiguos amigos o familiares, aunque parece que todavía hay límites que no quiere cruzar. Es bastante supersticioso y que cree que tendrá «un golpe de suerte«. Como siempre, Woo-sung nos ofrece un papel implacable, y con unas líneas de diálogos geniales llenas de ironía y cinismo.

Jeon Woo-sung y Jeong Man-sik en Nido de Víboras.
Tae-young (Jeong Woo-seong) tiene un pico de oro. ¿Pero será suficiente para calmar al peligroso prestamista Doo-man (Jeong Man-sik)?

Shin Hyun-bin (‘The Closet’) interpreta a Mi-ran, una mujer desesperada por escapar de los maltratos de su marido y que hará cualquier cosa. ¿Le acompañará la suerte? Parece que será de las pocas que recibirá algo de ayuda de este entorno tan desolador y del que no hay escapatoria. Una de esas personas será Yeon-hee, su jefa, una verdadera femme fatale que le ayudará con el tema de su marido. Sus conocimientos del mundo criminal serán de gran ayuda, y al igual que el tatuaje que lleva, sabe defenderse como un tiburón en estas aguas tan turbulentas. Una interpretación brutal de la actriz Jeon Do-yeon (‘No blood no tears’, ‘Secret Sunshine’, ‘The Housemaid’).

Mi-ran también recibirá la ayuda de Jin-tae, interpretado por Jun Ga-ram (‘Believer’, ‘Jo Pil-ho’), un joven inmigrante que ve una oportunidad de encontrar dinero, e incluso el amor. Va de duro, pero en el fondo no deja de ser un crío que acaba de llegar al país, está solo, y que va algo perdido

Jeon Do-yeon en Nido de Víboras.
Yeon-hee (Jeon Do-yeon) vive en un mundo peligroso, pero si ha sobrevivido durante tantos años es por su gran astucia… y algo más.

Y moviéndose por todos los lados como un lobo se encuentra Doo-man, un prestamista sin escrúpulos que lo quiere todo. La vida de gran parte de los personajes están bastante atadas a él. El papel de Jeong Man-sik (‘Miracle in Cell No. 7’, ‘Escape from Mogadishu’) es magnífico. La forma de amenazar y el aura de peligrosidad que desprende es suficiente para aterrorizar a sus “clientes”.

El resto de actores y actrices están a la altura. En resumen, el reparto, actuaciones, y personajes, es el punto fuerte y el alma de ‘Nido de Víboras.

Conclusión

VALORACIÓN: 9

Uno de los thrillers del año (sea 2020 o 2021), y que se coloca entre los grandes del género de Corea del Sur. La trama, el ritmo, narración, montaje, el suspense y la tensión creada, está a la altura de unos personajes bien creados, fascinantes y algo desgraciados, con unas actuaciones increíbles.

Disfrutaréis de ‘Nido de Víboras’ como lo haríais con una película de Alfred Hitchcock, Quentin Tarantino, Guy Ritchie, o Ryoo Seung-wan. No perdáis la oportunidad de verla.

Ficha técnica

  • Título original: Beasts Clawing at Straws
  • Año: 2020
  • Duración: 108 min.
  • País: Corea del Sur
  • Director: Kim Yong-hoon
  • Guión: Kim Yong-hoon
  • Reparto: Bae Sung-woo, Jeong Woo-seonng, Shin Hyun-bin, Jeon Do-yeon, Jun Ga-ram, Jeong Man-sik
  • Música: Kang Nene
  • Fotografía: Kim Tae-sung

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: