Fringe, al límite de la ciencia ficción

Fringe, al límite de la ciencia ficción

Si había una serie para recordar en los 90 de ciencia ficción, es sin duda ‘Expediente X’. Tenía sus casos independientes en cada capítulo y con una trama de conspiración gubernamental durante toda la serie. Además, contaba con unos protagonistas muy bien construidos y que nos encantaron como fueron Mulder y Scully o ese villano misterioso como el Fumador. Desde luego fue una pedazo de serie que nos enganchó durante 9 años. Años más tarde llegaría ‘Fringe’.


Ese tipo de formato ciencia ficción tipo procedimental, pero con una gran trama central no fue superado hasta el 2008 con Fringe‘, de J.J. Abrams, Alex Kurtzman y Roberto Orci. Incluso en algunas cosas la superó. Añadía algo más de acción, parecía más cercana a la par que increíble y con unos personajes entrañables que tuvieron una gran evolución. Era la época del auge de las series —gracias a Perdidos—, y con tantas que había, pasó algo desapercibida. Pero para mí, ‘Fringe’, está en el TOP 3 de las mejores series que he visto

Fringe: Ciencia límite

«La agente del FBI Olivia Dunham (Anna Torv) y su jefe, el agente Broyles (Lance Reddick), se encargan de esclarecer fenómenos inexplicables. En sus investigaciones, cuentan con la ayuda del doctor Walter Bishop (John Noble), un científico que acaba de salir de un centro psiquiátrico y su hijo Peter Bishop (Joshua Jackson), un hombre muy inteligente pero que opera muy al margen de la ley.»

Con el episodio piloto de ‘Fringe’ ya vimos que iban a currarse la producción. Tuvo un coste de 10 millones de dólares (estaba entre los 5 más caros de la TV) y casi hora y media duración. Era aterrador, buenos efectos especiales, una presentación magnífica de los personajes, una trama que enganchaba llena de giros, y con un buen cliffhanger. Todo esto hizo que atrapara a mucha gente. 

El capítulo empieza con una escena en la que nos muestra un extraño incidente. Un viaje en avión donde vemos como se le empieza a derretir la cara a un pasajero. Más tarde, encuentran el avión con todos los pasajeros muertos y con la piel transparente. Desde luego fue un gran comienzo. En apenas 20 minutos más, aparecen más misterios y también nos han presentado a todos los protagonistas. 

Episodio Piloto de Fringe. Las crónicas de Deckard
Ya en el primer episodio vemos que los casos no son para nada normales. Además algunos bastante espeluznantes.

La serie funciona de esa manera: vemos el suceso, la investigación y la resolución. Vamos viendo episodios sobre el mal uso —aunque a veces por accidente— de la tecnología. Aparecen casos sobre la alteración genética, teletransportación, piroquinesis, cibernética, universos paralelos, etc. Y lo que parece una serie procedimental como cualquier otra, descubrimos que hay una trama detrás que abarca mucho más de lo imaginábamos. Vemos que hablan de “un patrón“, de unos Observadores, que la empresa “Massive Dynamics” parece estar detrás de todo o incluso que el propio Walter Bishop debería saber algo. Todo esto parece estar relacionado de alguna manera, y desde luego no era fácil de prever.

Esta primera temporada funciona a modo de introducción, con un final que fue una maravilla. El nivel de la serie iba subiendo en cada una de las temporadas. Los casos aislados pasaban a un segundo plano y se concentraba en una sola trama. También se hizo más emocional, pero sin dejar atrás la ciencia ficción. Este  tipo de línea argumental duraría hasta el final de la cuarta. Siendo ésta última la duración programada para la serie. Pero añadieron una quinta temporada a modo de epílogo, con un cambio de registro enorme. Ofreciendo un final de serie brutal y emotivo.  

El universo de Fringe

Algunos de los fenómenos que vemos son excesivamente raros y extraños, pero todos tienen algo de base científica, aunque claro está, habría que añadir el “Es posible, en teoría”. Leer recuerdos de cuerpos sin vida, mutaciones humanas y animal a nivel genético, control mental, parásitos gigantes, virus inteligentes… La mayoría de esos sucesos nos suena de haberlo visto como teorías científicas (o hasta nosotros podíamos haberlo imaginado) y de obras de ciencia ficción. Quizá por eso una de las consignas de los guionistas para hacer cada capítulo era: “Si la ciencia puede imaginarlo, puede hacerse”. Y al hacer esa ciencia límite tan reconocible, y muy cercana, se convirtió en uno de sus puntos fuertes.  

 No hay límites. Excepto los que nos ponemos nosotros mismos. Dr Walter Bishop

Pero además hay un trabajo técnico y diseño de producción casi digno de una película. Tiene unos efectos especiales ideales para crear sensaciones desagradables pero sin que te distraigan de la trama. Y con gran imaginación para crear esa ingienería y decoración del laboratorio.

‘Fringe’ está llena de homenajes a la ciencia ficción. En el primer episodio, nada más empezar, hay uno a ‘Alien’ de Ridley Scott y también a la película de Viaje alucinante al fondo de la mente‘ (Ken Russell, 1980), que además contó con su actriz protagonista, Blair Brown. Pero es que durante toda la serie se puede ver la influencia de películas de científicos, “mad doctors“, el cine de Cronenberg o de series como ‘En los límites de la realidad.

Escenas de Fringe. Las crónicas de Deckard.
No le busquéis las tres patas al gato ni las cuatro piernas a este hombre… La serie a veces nos muestra escenas bastante perturbadoras.

La acción, suspense e intriga está presente, durante toda la serie, gracias a esa producción y su guión. Los personajes siempre están a contrarreloj, pero les da tiempo a explicar teorías científicas gracias a unos diálogos rápidos y ágiles. Además creando grandes contrastes en esas escenas serias y espeluznantes, con las salidas cómicas del personaje de Walter y su interacción con los demás. Porque si algo hay que resaltar por encima de todo, son sus personajes. 

La gran familia de Fringe

El universo de Fringe no hace más que crecer temporada tras temporada. Pero donde más lo vemos es en la evolución y desarrollo de los personajes, y sus relaciones emocionales. Hay que reconocer que todos sus personajes, principales y secundarios, están geniales. Y cada uno resalta, y tiene su momento, en más de un capítulo.

Astrid, Walter, Olivia y Peter no sólo son un gran equipo investigando, se irán convirtiendo en una pequeña familia.

El primer personaje que nos presentan es a Olivia Dunham, interpretado por Anna Torv (‘Mindhunter‘), una agente del FBI con un alta profesionalidad y curiosidad. Al principio la vemos excesivamente seria y que reprime sus emociones. Pero igualmente consigue transmitir mucha profundidad. Olivia es una mujer llena de motivaciones con la que vas empatizando, hasta que te acaba encantando. Además, cada vez su peso en la serie crece, vemos facetas suyas que no podríamos imaginar y descubrimos un trabajo artístico mejor del que creíamos. 

Peter Bishop, interpretado por Joshua Jackson (‘Dawson crece‘, ‘Leyenda urbana‘), un hombre que no aprovecha su alta inteligencia nada más que para estafar, y otros asuntos de esa índole. Aunque al principio le obligan a trabajar para el gobierno —y con Walter, al cual odia—, al final se queda por curiosidad científica. Puede parecer un personaje bastante plano, pero sus réplicas con Walter, la química que tiene con él y con Olivia, y un secreto de su pasado, le hacen interesante.

Y por último al Dr. Walter Bishop, un trabajo brutal del actor John Noble (‘El Señor de los Anillos‘, ‘Elementary‘), un genio que lleva más de 10 años encerrado en un psiquiátrico por un accidente debido a su arrogancia. Es el PERSONAJE de la serie. Una mezcla de Dr. Frankenstein y Einstein. Increíble la cantidad de registros que vamos viendo. Desde un psicótico a un hombre arrogante, pero en ambas un genio. Con grandes momentos cómicos y tristes, muchas veces pasando de uno a otro en segundos. Poco a poco se le va dando más humanidad y haciéndole más entrañable. Todo gracias a los lazos emocionales que va cogiendo con los demás personajes.

Walter Bishop Fringe Crónicas de Deckard
John Noble como Walter Bishop. Un personaje lleno de matices, historia y gran carga dramática. Desde luego lo mejor de la serie.

Pero la serie está llena de grandes personajes secundarios. El agente Broyles, el jefazo de la división Fringe. Un hombre con una fuerza del deber y moral incuestionable. El actor Lance Reddick (‘The Wire‘, ‘Lost‘, ‘John Wick‘) transmite fuerza, tranquilidad y hasta la autoridad de su personaje. Después tenemos a Astrid, que empieza como la ayudante del Dr. Bishop, pero acaba convirtiéndose en su mejor amiga. Nina Sharp es la cara visible de Massive Dynamics, parece que sabe que ocurre en todo momento. No sabemos si es aliada o enemiga o qué esconde. Pero también es la persona que habla por el enigmático Dr. William Bell.

Extras (con spoilers)

Añado un par de cosas a esta entrada de la serie. A partir de aquí hay spoilers. Si no os gusta saber de más en una serie, saltaos esta parte. Si la habéis visto, o queréis más ganchos para empezar esta serie, adelante.

El secreto del Dr. William Bell
Ya he dicho que tiene muchos guiños u homenajes a la ciencia ficción. Uno de ellos es la aparición de Leonard Nimoy —exacto, el señor Spock— como el Dr. William Bell. En uno de los capítulos llevan a Olivia a un edificio para buscar respuestas sobre su infancia y allí encuentra al Dr. Bell. Le explica que experimentaron con ella de pequeña, juntos a otros niños, para crear “soldados” para enfrentarse a alguien.
 
Sobre la segunda y tercera Temporada
Pero ese alguien no es sólo una persona o un grupo criminal, es un universo paralelo al que ella acaba de ser transportada. A partir de aquí veremos versiones de todos los integrantes de “nuestro” universo Fringe. Otro Walter (llamado Walternativo), otra Olivia, Broyles, etc… Parecen otros personajes, pero manteniendo parte de su esencia. Pedazo actuaciones se marcan. 
El Observador Fringe Cronicas de Deckard
¿Quiénes son los Observadores? Desde el principio de la serie iremos viendo a este personaje y qué pinta detrás del Patrón y la trama de la serie.

Un par de curiosidades menores pero interesantes. En un episodio aparece el actor Christopher Lloyd —el Dr. Emmet Brown de ‘Regreso al futuro‘—, que interpreta a un hombre que le visita un hijo que murió en 1985, justo el año cuando se realiza el primer viaje en el tiempo con el Delorean. En otro vemos a Peter Weller (‘Robocop‘), donde un hombre se injerta maquinaria en su cuerpo para hacer viajes temporales, convirtiendo ese episodio en una especie de ‘Atrapado en el tiempo‘. Hay un par de episodios “off topic“. Uno que parece un musical al más puro cine negro de detectives. Y hasta algún episodio animado —titulado L.S.D, así que imaginaos—, que su animación me recordó a la de ‘A Scanner Darkly‘.

Conclusión

NOTA MEDIA: 9.5

Una serie que he visto más de dos veces no se merece menos de un 9. A mí desde luego me enganchó desde el primer episodio. Suspense, acción, ciencia ficción, llena de buenas escenas y diálogos. Con grandes sorpresas y con momentos bastante dramáticos, pero también de risas. Pero sobre todo con unos personajes increíbles que les coges un cariño especial. Con un final digno y emotivo, para una serie que empezó de esa manera brutal.

Si os gusta ‘Expediente X’, ‘En los límites de la realidad’ o películas de ciencia ficción de científicos locos y sus experimentos, con ‘Fringe’ pasaréis algo más que un buen rato.

2 comentarios sobre “Fringe, al límite de la ciencia ficción

  1. Buenísima entrada, felicidades y gracias por traerme a la memoria está magnífica serie. Creo que todos los seguidores de EXPEDIENTÉ X fuimos seguidores de FRINGE.
    Quizás buscando alguna similitud con las aventuras de Mildred y Scully nos enganchamos totalmente q ella desde aquel fantástico episodio piloto (el del avión).
    Pero en mi caso lo que definitivamente hizo que me sintiera atraído por FRINGE fue el que J.J.ABRAMS fuera su creador, teniendo en cuenta mi declarado amor por LOST.
    En definitiva, que si ya hacia tiempo que tenía idea de revisar la serie (y acabar ya que tengo pendientes las dos ultimas temporadas) esta reseña acaba de empujarme del todo.

    1. Me alegra que te haya gustado, Juanma. Desde luego es una serie para hacer un revisionado y disfrutar de estos personajes y de esos casos únicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *