Segundo sangriento (Tony Maylam, 1992)

Segundo sangriento (Tony Maylam, 1992)

Hay películas que se dicen que están olvidadas, o que han pasado sin pena ni gloria. Muchas veces ha sido por poco riesgo en la distribución, o un marketing pobre. Pero gran parte de los amantes de un género (ciencia ficción, terror, o acción) no suelen dejarlas de lado, y siempre las reivindicarán. Que ‘Segundo sangriento’ en su momento no tuviera más oportunidades tiene doble delito. Primero, porque es una película más que entretenida, y segundo, sale Rutger Hauer como poli duro, cínico, y que no ahoga sus penas en whisky, sino en chocolate y café. Eso es más que suficiente.

Segundo Sangriento: Asesinatos en serie en futuros apocalípticos

«Año 2008: el calentamiento del planeta ha provocado graves inundaciones en todo el mundo, incluida la ciudad de Londres, que ha quedado sumergida bajo varios metros de agua. En este caos, la ley y el orden han desaparecido, y ha surgido un nuevo asesino, sobrenatural, implacable e imposible de detener. El atípico policía Harley Stone (Rutger Hauer) conoce desafortunadamente al criminal… y hará lo que sea para acaba con él. Pero cuando el asesino es una pérfida máquina de matar de más de tres metros de altura, ni en el futuro hay armas capaces de detener su sangriento dominio.»

Split Second Movie
La atmósfera de ‘Segundo Sangriento’ nos acerca a un futuro cercano al ciberpunk con un toque apocalíptico cercano.

La sencillez siempre funciona, pero si se añade sangre, terror, ciencia ficción, con algo de gamberrismo y diálogos de chulería, y a Rutger Hauer, pues mejor que mejor. Y es justo lo que hicieron el director Tony Maylam (‘The Burning’) y el guionista Gary Scott Thompson (‘El hombre sin sombra’, ‘The Fast and The Furious’), que con ‘Segundo Sangriento’ nos trajeron una película sin pretensiones de acción, y ciencia ficción.

En un principio iba a ser un thriller de asesinos en serie titulado ‘Pentagram, donde hubiéramos visto a un asesino ritual que cada cinco años mataba a cinco personas, y dejaba un pentagrama en el lugar del crimen. Como parecía que no ofrecería algo que no hubiéramos visto, se empezaron a incluir algunos cambios, pero dejando parte de la trama. Así que se le añadió un toque más futurista y pre-apocalíptico, junto algunos elementos de terror, y una atmósfera más oscura. Y ya puestos, se cambió al asesino por un monstruo de más de dos metros.

Rutger Hauer en Segundo Sangriento
Sólo el policía Harley Stone (Rutger Hauer) podrá enfrentarse a este monstruo que está poniendo en jaque a la ciudad de Londres.

La película consigue una buena atmósfera gracias ese futuro oscuro, sucio y muy punk, y esas calles de Londres inundadas por un Támesis desbordado. Hay que reconocer que tiene un buen diseño de producción y ambientación. Incluso David Fincher se inspiró en esta atmósfera, y la fotografía tan oscura y deprimente, para su genial ‘Seven’.

Aliens, asesinos, cazadores, policías, café y chocolate

Los efectos no están mal para tratarse de una película de serie B. Aprovechan bien el uso de sombras, niebla, y vapor de agua para ocultar muchas veces a la criatura. Aunque eso no quita que no vayamos a verla en todo su esplendor, y está bastante bien hecha. Y, como apunte, detrás de los efectos especiales está Stephen Norrington, que ya trabajó en este departamente en ‘Alien 3’ y ‘El secreto de la pirámide’. Y sobre todo, fue el director de la genial ‘Blade’.

Segundo Sangriento, la criatura
El monstruo nos hará pensar en Venom y en Alien. Aunque tendrá su propia personalidad.

Pero aunque mole, la estrella no es sólo el bicho, también lo es Rutger Hauer. Ya nos había deslumbrado en ‘Blade Runner‘ y ‘Carretera al infierno‘, y sin olvidar su Wulfgar en ‘Halcones de la Noche‘, pero aquí ya es protagonista absoluto. El actor neerlandés interpreta a Harley Stone, un policía duro, desquiciado, con ataques de ansiedad, y adicto al café y al chocolate. Un nombre tan molón sólo podía ser así de genial.

Rutger Hauer derrocha carisma por todos los lados, y tiene momentos de humor cínico muy buenos. Su personaje es el único que se tomará en serio al monstruo, pues tiene cuentas pendientes con él. Incluso tiene una especie de vínculo psíquico con la criatura. El actor ya estaba interesado en este papel al leer el guión, y se involucró mucho en la película. Incluso fue él quien desarrolló la idea de la conexión psíquica entre él y el monstruo.

Rutger Hauer y el monstruo en Segundo Sangriento
El monstruo y Harley Stone están unidos por una especie de conexión psíquica.

Stone no estará sólo en esto, le acompañará un compañero novato con pinta de estirado (interpretado por Alastair Duncan), y flipado de los asesinos en serie y sectas. Además de darle un buen contraste y réplicas al personaje de Hauer, al final será de más ayuda de la que parece. Y Stone también tendrá el apoyo de la exmujer de un excompañero suyo, interpretada por Kim Cattrall (‘Loca academia de policía’, ‘Golpe en la Pequeña China’). Un papel más que correcto, y también da algo de interés dramático a Stone. 

Conclusión

VALORACIÓN: 7,5

‘Segundo sangriento’ es un gran entretenimiento de serie B noventero. Una película de ciencia ficción y acción, con algún tinte de terror, sumado a una trama de thriller de asesinos en serie con monstruo incluido. Y si no fuera suficiente, sale Rutger Hauer y está que se sale como policía macarra.

Una película que hará las delicias a cualquier nostálgico de videoclub, amante de la serie B, y la ciencia ficción y el terror. Y si os gustó ‘Depredador 2’ o ‘Venom’, ésta película lo hará más.

Aquí os dejo un especial sobre este gran actor que siempre tendré en mi recuerdo: ‘Rutger Hauer, un recuerdo que no se perderá en la lluvia

Ficha técnica

  • Título original: Split Second
  • Año: 1992
  • Duración: 91 min.
  • País: Reino Unido
  • Director: Tony Maylan
  • Guión: Gary Scott Thompson
  • Reparto: Rutger Hauer, Alastair Duncan, Kim Cattrall, Pete Pstlethwaite
  • Música: Stephen W. Parsons
  • Fotografía: Clive Tickner

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *