Lifeforce (1985), de Tobe Hooper

Lifeforce (1985), de Tobe Hooper

Vampiros. Quizá una de las criaturas del folclore y la literatura de terror que más veces se han llevado al cine, y donde llevan más de un siglo. Desde ‘Nosferatu’, hasta el Drácula de la Universal, el inolvidable Christopher Lee en las producciones de la Hammer, la visión de Francis Ford Coppola, los vampiros románticos y seductores de ‘Entrevista con el vampiro’ y ‘Noche de Miedo’, los rebeldes de ‘Jóvenes ocultos’, algunos más salvajes en películas con aire de western como ‘Vampiros’ de John Carpenter, ‘Los viajeros de la noche’ de Kathryn Bigelow, o ‘Abierto hasta el amanecer’, o los que nos hacen reír como ‘Renfield‘ y ‘What we do in the Shadows‘. Y los que me dejo. Sin duda, muy diferentes entre sí. Pero a todos les une el alimentarse de humanos para poder mantener su vida eterna y también que tienen algo seductor e hipnótico que les hace fascinante y les permite atraer a sus víctimas. Esto mismo lo veremos con los vampiros galácticos en ‘Lifeforce: Fuerza vital’.

Lifeforce: Fuerza Vital

«La nave espacial angloamericana «Churchill» va en misión de estudio hacia el cometa Halley, que se acerca a la Tierra. Antes de llegar a destino, encuentran una nave extraterrestre que viaja en la cola del famoso cometa. La nave atrae la curiosidad de los astronautas quienes, al mando del comandante de la misión, se lanzan a su investigación. En el interior sólo hallan tres ataúdes de cristal con dos hombres y una mujer, los tres desnudos, los tres lozanos y enteramente humanoides. Esto dará origen, a la postre, a una epidemia vampírica y a un alucinante caos en Londres, que se verá dominada por zombies-vampiros.»

Fuerza vita (Lifeforce) nave interior
En el interior de la nave encontrarán a lo que parece tres humanos en animación suspendida.

Tobe Hooper (‘La matanza de Texas’, ‘Invasores de Marte’), junto a los guionistas Dan O’Bannon (‘Alien’, ‘Muertos y Enterrados’) y Don Jakoby (‘Aracnofobia,Vampiros’), nos presentaron esta adaptación de la novela Los vampiros del espacio’ de Colin Wilson. Este gran trío creativo añadió a una novela que era más exploración espacial, dosis de acción y elementos de terror. El resultado es que veamos en ‘Lifeforce’ esos cambios de géneros constantes, alternando entre ciencia ficción espacial, al cine de vampiros, zombies, posesiones, y también investigación a lo largo de toda la película.

Una mezcla que, a veces, pueda entorpecer el ritmo, pero que da lugar a algunas sorpresas. También me gustó ese toque cercano al cine de la Hammer y cierto humor negro, que le añaden cierto encanto.

Mathilda May in 'Lifeforce', Tobe Hooper.
Detrás de la sonrisa de esta bella mujer llegada del espacio, hay un hambre voraz por la fuerza vital de los humanos.

El inicio, que recuerda a la exploración espacial de ‘Star Trek’, se me hizo un poco lento. Pero, aun con esto, el suspense de saber qué son esos murciélagos gigantes y los seres humanos que estaban en animación suspendida, se hace interesante. Se habían rodado más escenas de la nave espacial para el prólogo, pero al final muchas fueron eliminadas, ya que se hubiera hecho demasiado largo, y otras se usaron a modo de flashbacks

Entrando un poquito en spoilers, ‘Lifeforce’ tiene mucho del ‘Drácula’ de Bram Stoker. El vampiro llega en un barco, y aquí una nave espacial. El vínculo psíquico entre el vampiro y uno de los protagonistas, un científico (como si fuera Van Helsing) que tiene muchas de las respuestas y se va obsesionando con el poder de estas criaturas, el manicomio y uno de sus psiquiatras, o ese tramo final de la iglesia. Y, por supuesto, no falta el romance entre el vampiro principal y uno de los personajes. 

Scene final from Lifeforce (Tobe Hooper)
La llegada de la nave espacial y los seres que la habitaban traerá el inicio de la destrucción de la humanidad.

La película va cogiendo el ritmo poco a poco. Donde nos dejan escenas míticas de vampiros (o más bien de la chica del espacio) alimentándose de humanos, y como estos quedan momificados e intentando alimentarse de otros. El tramo final es puro cine apocalíptico, donde no puede faltar un clímax en una iglesia, cargada de zombis-vampíricos y murciélagos gigantes… 

Los vampiros de la Cannon

Lifeforce’ está cargada de sensualidad, gran parte por la belleza natural (o sobrenatural) de Mathilda May. Su actuación es correcta como esta vampiresa espacial. Hay que tenerle en cuenta que tuvo que aprender inglés durante el rodaje, aunque tuviera pequeñas líneas de diálogo. El actor Steve Railsback (‘Ed Gein’) también está pasable.

Zombies Fuerza Vital de Tobe Hooper.
Cuando estos «vampiros» succionen la vida de los humanos, estos acabarán convirtiéndose en zombis.

A destacar el papel de Patrick Stewart (el capitán Pickard en ‘Star Trek’), como el director del psiquiátrico, que nos da una gran actuación. El resto del reparto, sólo puedo decir que cumplen con su papel.

Estamos ante la considerada mejor película de la Cannon, y también la más cara junto a ‘Superman IV: En busca de la paz’ y ‘Masters del Universo’. Y eso se nota bastante en gran parte de los efectos especiales. Detrás de ellos encontramos dos grandes artesanos: John Dykstra (‘Star Wars’, ‘Naves misteriosas’), y en el maquillaje tenemos Nick Maley (‘El imperio contraataca’, ‘Superman’, o ‘Kull’). Los efectos digitales de rayos de energía no están mal, pero destaco los puppets (maniquíes) y el maquillaje, especialmente la escena del soldado totalmente succionado y momificado, reviviendo, e intentando atacar a los demás para robarles la vida. Una de las escenas más míticas, y también de las más perturbadoras.

Behind scenes FX from 'Lifeforce'.
Detrás de las cámaras de ‘Lifeforce’. Los efectos especiales, con Nick Maley y John Dystra, son una maravilla.

Ojo a esa nave extraterrestre que puede parecer un paraguas, y a veces una estrella de mar gigante con membranas. Que sepáis que en realidad la inspiración vino de una alcachofa. 

A destacar la banda sonora de Henry Mancini (‘La pantera rosa’, ‘El guateque’), con un tema principal digno de una épica aventura espacial que encaja muy bien en esta película de vampiros galácticos. 

Murcilélagos de Fuerza Vital de Tobe Hooper
Vampiros, zombies y murciélagos gigantes son las criaturas que veremos en ‘Lifeforce’.

En su estreno recibió todo tipo de críticas, pero como muchas películas de ciencia ficción y terror, han logrado su estatus de película de culto con el tiempo.

Conclusión

Lifeforce’ es una buena, interesante, y oscura historia de vampiros, terror y ciencia ficción. La película nos deja escenas míticas del género, que van desde los momentos protagonizados por la bellísima Mathilda May, hasta los zombis vampíricos, los enormes murciélagos galácticos y el clímax final. Tiene buenos efectos especiales y un buen diseño de producción. Además, ese aire a película de cine de terror británico está a la altura del cine de la Hammer, y es un buen punto extra. Sin duda es una joya del cine de culto.

Ficha Técnica

  • Título original: Lifeforce
  • Año: 1985
  • Duración: 116 min.
  • País: Reino Unido
  • Director: Tobe Hooper
  • Guión: Dan O’Bannon, Don Jakoby (Basado en la novela ‘Los vampiros del espacio’ de Colin Wilson)
  • Reparto: Steve Railsback, Mathilda Mauy, Peter Firth, Frank Finlay, Patrick Stewart
  • Música: Henry Mancini
  • Fotografía: Alan Hume

Deja un comentario