‘Furia de Titanes’ (1981)

‘Furia de Titanes’ (1981)

Al hablar de una película la mayoría de las veces nos acordamos más del director, los actores, el guión o hasta la música. En el caso de ‘Furia de Titanes’ lo que siempre recordaremos será a Ray Harryhausen, el técnico de efectos especiales que convirtió el stop motion en un arte, y con la que se despediría del cine.

Furia de titanes y Harryhausen con Calibos y Medusa
El maestro Ray Harryhausen con sus creaciones: Calibos y Medusa.

Reinventando la mitología

Cuando el rey de Argos está a punto de sacrificar a su hija Dánae y a su nieto Perseo (Harry Hamlin), Zeus (Laurence Olivier) decide salvarlos y arrasar la ciudad. Perseo crece feliz hasta que la diosa Thetis (Maggie Smith) para vengarse de Zeus, que ha castigado a su hijo Calibos (Neil McCarthy) con una horrible deformidad, lo secuestra y lo abandona a su suerte. Al conocer la noticia, Zeus ordena a los demás dioses que ofrezcan a su hijo regalos que le permitan defenderse: una espada capaz de cortar la piedra, un casco que lo vuelve invisible y un escudo que lo hace invulnerable. Con estas armas se dirige a la ciudad de Joppa, cuya princesa es víctima de una maldición.

Furia de Titanes el Kraken
El Kraken a punto de devorar a Andrómeda. Un sacrificio exigido por Thetis.

Esta adaptación del mito de Perseo tiene algunas licencias cinematográficas; Pegaso en realidad nace de la sangre de la Medusa al ser decapitada, el Kraken pertenece a la mitología nórdica, e invenciones como el personaje de Calibos y alguno de los regalos mágicos que recibe el héroe. Esos cambios no están muy forzados en ‘Furia de Titanes’ y puedes dejarlos pasar, pero hay algo que no funciona.

La historia es bastante corriente, chico quiere rescatar chica y se enfrentará a diferentes desafíos, pero teniendo la mitología griega como escenario y eso siempre hace ganar puntos. El director Desmond Davis cumple su papel lo justo. Avanza por la película a trompicones, entre momentos aburridos, nostálgicos y algo de acción, pero al final sólo te apetece ver que criaturas aparecerán.

Dioses y héroes

El reparto está encabezado por Harry Hamlin (La ley de Los Ángeles) como Perseo, un actor hasta entonces desconocido. El papel más importante y una de las interpretaciones más sosas de la película. Perseo es un héroe, valiente, hará lo posible para salvar a su amada, pero la cara blanda de Hamlin, y a veces sin ganas, hace que no te lo creas en absoluto. Quizá se debiera a su inexperiencia, pues años más tarde haría un buen papel en la serie de ‘La ley de Los Ángeles‘.

Furia de titanes 1981 Burgess Meredith y Harry Hamlin
Ammon le explica los designios de los dioses a Perseo.

Por suerte cuenta con dos grandes actores secundarios. Burgess Meredith (el entrañable Mickey de Rocky o El Pingüino de la serie de Batman) interpreta a Ammon, un simpático actor de teatro que se convierte en amigo de Perseo y testigo de sus hazañas, añadiendo algo de interés en las escenas que aparece. La otra actuación a tener en cuenta es la de Laurence Olivier (Hamlet, Espartaco, Los niños del Brasil) que está estupendo como Zeus, el padre de los dioses. Busca tanto la venganza hacia los que intentaron matar a su hijo como protegerle de cualquier daño. Él pide y los demás deben dárselo. Olivier nos ofrece una buena representación, alternando el dios majestuoso y autoritario como el padre preocupado que quiere ayudar a su hijo a alcanzar su destino.

También resalta el papel de Maggie Smith (Muerte en el Niloy toda la saga de Harry Potter) como Thetis, diosa de las aguas y madre del maldito Calibos. Hace un buen trabajo como la vengativa diosa que intenta acabar con Perseo. Y a Ursula Andress (James Bond contra el Dr. No) como Afrodita, diosa del amor y la belleza, que sólo dice una frase en toda la película, así que su presencia es más un cameo que otra cosa.

Neil McCarthy está más que correcto como el desdichado Calibos, incluso bajo capas de maquillaje. Además contando que sólo se le ve de cintura para arriba en sus apariciones, las de cuerpo entero están creadas por la técnica de stop motion. Y la bella Judi Bowker, como la princesa Andrómeda, que pasa sin pena ni gloria por la película.

Furia de Titantes Calibos
Calibos, maldecido por Zeus, usará su rabia contra la princesa Andrómeda.

El final del stop motion: Harryhausen se despide del cine

El stop motion de Harryhausen siempre ha sido una maravilla artesanal y hasta mágica. Pero volviendo a ver la película en la actualidad, notas que la película ha envejecido mal, pero tiene algunos momentos buenos. Uno de ellos es cuando aparece Medusa, la Gorgona. Gracias a los detalles de su rostro, se pudieron hacer los primeros planosque se ven sin problema alguno. Acompañado de esa gran iluminación, se convirtió en una de las mejores escenas de la película.

Furia de Titanes la Medusa de Harryhausen
La Medusa de Harryhausen. Una de las mejores escenas de la película, gracias a sus detalles e iluminación.

La caza de Pegaso es digna de mencionar por la dificultad. Hamlin intentaba domar un caballo que no estaba ahí, siguiendo algunas indicaciones. Más tarde Ray, con un gran trabajo de precisión, añadió su Pegaso a la escena. La lucha contra los escorpiones tuvo buen éxito, lo que hizo que más tarde fuera usada por el remake y que se convirtiera en su mejor escena y el gancho de la película. El éxito de Star Wars (George Lucas, 1977) también añadió cambios al guión. En Star Wars estaba R2D2, pues aquí se añadió a Bubo, un búho mecánico y mágico, que también acompañaría a Perseo y le pondría un toque humorístico a unas cuantas escenas, un extra dirigido más bien al público infantil.

Aunque recordamos los efectos del stop motion con mucho cariño, ‘Furia de Titanes’ llegó algo tarde. Star Wars (Una nueva esperanza, 1977 y El Imperio contraataca,1980), Star Trek (1979) o Alien (1979) casi acababan de pasar por el cine, y más tarde llegaría Tron (1982) o Starfighter: La aventura comienza (1984). Había llegado un nuevo tipo de cine de fantasía y ciencia ficción, acompañado con nuevos efectos especiales: los animatronics y el CGI. El stop motion se convirtió en algo anacrónico, y la artesanía de Harryhausen ya no tenía su sitio para el género fantástico, pero nos dejó una gran recuerdo del género y en los efectos especiales (aquí podéis encontrar todas sus criaturas y filmografía).

Conclusión

VALORACIÓN: 6

‘Furia de Titanes’ se alimenta de la nostalgia que podamos tener. Es entretenida sin más y aunque el guion no falla, tiene algunos momentos de telefilme. Los actores no están mal, (a excepción del insulso Hamlin o el gran Burgess Meredith, que son como la cara y la cruz de una moneda). La única baza eran sus efectos especiales, pero por desgracia ya se estaban quedando atrás. Me quedo con el buen recuerdo que tenía y que siempre me ha gustado el cine de corte mitológico. También os recomiendo los cuentos cortos de Ray Harryhausen, son pequeñas obras maestras.

Un comentario sobre “‘Furia de Titanes’ (1981)

  1. Evidentemente los efectos no han envejecido bie, tira mucho de nostalgia y que te guste la mitologia griega, pero sigue siendo un peliculón, con momentos épicos cpmo el de Medusa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *